EN PARDAS

La primera jornada de la final de la Copa Davis no presentó ninguna sorpresa debido a que las mejores raquetas de cada nación cumplieron con los pronósticos.
En el primer turno en el Belgrado Arena, Gael Monfils se impuso a Janko Tipsarevic por 6-1, 7-6 (4) y 6-0, en un poco más de dos horas de juego. La “Pantera” se mostró firme en todo momento pese a tener al público en su contra, empalmando su cuarta victoria seguida en este certamen y, además, pasando al frente 3-2 en los choques personales entre ellos.
Mientras que el nacido en Belgrado, que venía de ser figura en la eliminatoria anterior ante República Checa por sus triunfos contra Tomas Berdych y Radek Stepanek, no caía -en un cotejo de individuales- en su casa desde el 2007 frente a Lleyton Hewitt.
Para los dueños de casa todo volvió a la normalidad, cuando Novak Djokovic empató la serie. “Nole” superó -en casi dos horas y 20 minutos- a Gilles Simon luego de un marcador de 6-3, 6-1 y 7-5.
De esta manera, el número tres del mundo extendió el invicto que arrastra este año como singlista en esta competencia e hilvanó su sexto éxito en fila ante el oriundo de Niza en el head to head.
Vale mencionar que Simon traía un record de 2-2 en este torneo por países pero no había perdido en este 2010, ya que había vencido a Nicolás Almagro y Eduardo Schwank en los cuartos puntos de esos respectivos duelos.
Como sucede en estos casos, el dobles entre los capitaneados por Bogdan Obradovic y Guy Forget pasará a ser fundamental en las aspiraciones de ambos conjuntos del Viejo Continente, que intentarán alzarse con la Ensaladera de Plata.




Las fotos corresponden a la página oficial de la Copa Davis