REGRESA A SUS VITRINAS

En otro duelo definitorio entre los perseguidores de Rafael Nadal, Roger Federer se cobró desquite y le arrebató el trofeo del ATP World Tour 500 de Basilea a Novak Djokovic después de superarlo -en la final- por 6-4, 3-6 y 6-1, en casi dos horas de partido. Por tal motivo, el suizo volvió a sonreír en su casa porque, en 2009, el serbio le había aguado la fiesta.
El helvético, de esta manera, consiguió su cuarto cetro en su nación, luego del tricampeonato entre 2006 y 2008. Por eso, Federer llegó a su 65º alegría (cuarta en este 2010 tras el Australian Open, Cincinnati y Estocolmo) en el circuito masculino, despuntando por uno a Pete Sampras.
Asimismo, estiró a su favor la paternidad en el historial contra Djokovic, que perdió su segundo cotejo consagratorio del año (anteriormente el US Open frente a “Rafa”).
En cuanto al enfrentamiento más importante del dobles, Bob y Mike Bryan batieron a Daniel Nestor y Nenad Zimonjic tras un score de 6-3, 3-6 y 10-3.




La foto corresponde a AFP