Un cóctel explosivo llega a la ciudad: tequila, tabaco y rock

Martes 26 de Octubre 21:00 Hs.

El grupo mexicano Molotov celebra sus quince años en La Plata

"Somos los feos y malos, somos amigos del bueno/ Somos los que en la playa chingan los planes chingones/ Somos los superchilangos entre tu y tus vacaciones". Ese hit de algunas temporadas atrás ("Here we kum", cruza de Plastilina Mosh con White Stripes) pintaba de cuerpo entero (un cuerpo generoso en kilos de barriga cervecera) a este grupo de forajidos padrísimos que desde México hacia Latinoamérica hicieron ruido con su coctel explosivo: rap-core a los Beastie Boy, spanglish a lo Kuriaky fraseos prestados y (per)versiones variadas a los Kapanga, liturgia fiestera, auténtica y decadente, y marcado discurso político, no tan constante como el de Manu Chao ni tan imaginativo como Calle 13.

Tequila, tabaco y rock, todo de la mano de tres mexicanos y un yankee disidente, irrumpieron en 1997, con el irreverente ¿Dónde jugarán las niñas?, respuesta irónica a ¿Donde jugarán los niños? de Maná. El contenido corrosivo y explícito de sus letras y su sugerente tapa le proporcionaron censuras al grupo que se había formado dos años antes, y que había conquistado su propio público en el circuito mexicano antes de editar gracias a telonear a bandas como Héroes del Silencio o IKV.

Molotov salió a vender sus discos en la calle, protestando, y finalmente la placa fue nominada para el premio Grammy (internacional) en la primera categoría de su género como: "Mejor Interpretación de Rock Latino/Alternativo". El disco consiguió siguientes reconocimientos en distitnos paises de habla hispana.

Molotov comenzó a girar por Estados Unidos al lado de grupos alternativos conocidos y comenzaría con una marca registrada: hacer versiones extrañas como "Rap, Soda y Bohemia"(“Rapsodian Bohemy”, de Queen) o "Amateur" (“Rock me Amadeus”, de Falco).

Pero tras su arenga fiestera ideal para animar festivales, fueron delineando un discurso político que se coló en los canales mainstream de comunicación: "Gente que vive en la pobreza / nadie hace nada porque a nadie le interese /Es la gente de arriba te detesta / hay más gente que quiere que caigan sus cabezas”. “Gimme the power” asomó como una protohimno progre de la banda, pero ya en temas como “Frijolero”, apuntan contra Estados Unidos y la problemática de los mexicanos que emigran a la gran hamburguesería del norte y son tratados como delincuentes: "Podrás imaginarte desde afuera / ser un mexicano cruzando la frontera / pensando en tu familia mientras que pasas / dejando todo lo que conoces atrás / si tuvieras tú que esquivar las balas / de unos cuantos gringos rancheros / las seguirás diciendo good for nothing wetback?".

Claro que la diversión y la facilidad para las rimas y aliteraciones chicanas germinaron alegres raps como “Parásito” ("Subieron la mota, también el alcohol / y ahora es más caro ponerse un pasión / Que le pasa muchacho, sigue borracho / le apesta el hocico, hueles bien gacho / gastas tu tiempo, todo tu dinero / estás en la ruina por andar de culero / todos trabajan y tu estás durmiendo") o , dedicada a la farándula de Televisa, "El carnal de las estrellas" (Y quieres volverte una súper estrella no tienes talento ni una vocación / y quieres salir en la televisión / Que a un productor te lleve a la fama / pero antes tendrás que acostarte en su cama). También para exponer atisbos de "seriedad" y conciencia apocalíptica cono "El mundo se va a acabar".

Hace un par de años, anunciaron su separación aduciendo diferencias de creatividad y por problemas económicos, dando a entender que extrañamente el proyecto los estaba dejando en bancarrota. Luego de ese anunció, y teniendo aún contrato con la discográfica por un álbum más, cada uno de los integrantes editó un EP. Meses más tarde, anunciaron el lanzamiento de un nuevo disco, que aún no tiene nombre pero confirma que la separación fue una broma.

Tito Fuentes, Miky Huidobro, Randy Ebright y Paco Ayala siguen juntos y celebran nada menos que 15 años en la carretera, hoy a las 22 en el escenario de la Sala Ópera (58 entre 10 y 11). ¿Molotov en una fiesta de 15? Esto sí que se prende, güey.

Fuente: http://www.elargentino.com/nota-111731-medios-122-Un-coctel-explosivo-llega-a-la-ciudad-tequila-tabaco-y-rock.html