CONFIRMÓ SU LIDERAZGO

En Qatar, Caroline Wozniacki dio cuenta de Francesca Schiavone por 3-6, 6-1 y 6-1, quedándose con el número uno del mundo del ranking femenino para lo que resta de esta temporada.
Además, empató el head to head, que tuvo otros dos enfrentamientos en los últimos meses con una victoria por lado. En los cuartos de final de Roland Garros, se impuso la italiana y, en la misma instancia pero de Montreal, celebró la joven dinamarquesa, en torneos que después ambas terminarían ganando.
El año anterior, la danesa había concluido en el 4º puesto del sistema de entradas. Sin embargo, estos dos éxitos en el WTA Championships le permitieron respirar aliviada y no estar pendiente de los resultados de Vera Zvonareva, única amenaza en el hecho de pelear por la cumbre entre las polleras.
La rubia de Odense, que se colocó en la primera posición el 11 de octubre de 2010 tras desplazar a Serena Williams, consiguió cumplir con uno de sus sueños pese a que todavía no ganó ningún Grand Slam (su mejor papel fue en el US Open 2009 donde perdió en la final ante Kim Clijsters). Porque Wozniacki se transformó en la 20º mujer en mandar en el escalafón mundial aunque la más joven desde que Martina Hingis se subió a lo más alto en 2000.
"Es realmente grandioso, es algo con lo que soñé desde que era pequeña. Estoy realmente contenta y orgullosa de lo que he logrado este año", reconoció la reina de la WTA Tour.


Fuente de la imagen: página oficial de la WTA Tour